Un amigo que conocí en India, con quien podría decirse que hablamos una vez al año, acaba de escribirme. Justo hoy. Me cuenta que tomó una cita de mi blog y se la envió a un amigo suyo. Me confiesa que sonrió al leerla nuevamente, y que al recordar mi sonrisa, sonrió un poco más.

Le dije que su comunicación no podía ser más oportuna, y me dijo que curiosamente la frase que le citó a su amigo era aquella que decía:

El amor es algo que expresamos, no que poseemos. Viaja a través de nosotros pero no proviene de nosotros. Se mueve entre los corazones afines tan rápido como la luz. Y siempre llega a tiempo.

Y esto que me dijo significó el mundo para mí.

David me cita algo que yo misma escribí cuando estaba en India, acerca de las verdaderas conexiones y los vínculos reales. Él, desde Inglaterra, me pregunta ahora, en tiempo real: “¿Vos estás bien?”

David me escribe en el momento exacto –y déjenme decirlo de nuevo: exacto– en el que estoy por aceptar las migajas del cariño de alguien a cambio de mis sentimientos, que aunque incipientes, no por eso eran menos verdaderos.

Fue como caído del Cielo, como si mi propio Ángel me susurrara en ese momento por boca de mi amigo. Y por boca mía.

En una fracción de segundo, Natalia, una amiga cordobesa, se me hizo presente en el pensamiento. Ella me dijo unos meses atrás:

“… después de esa charla purificadora que tuve con vos, corté con lo malo. Me fui de viaje, empecé a decir: No, No, No. Y cuando dije “No” y empecé a valorarme aparecieron varias citas, y entre ellas apareció L**. Y desde ese día, no nos separamos más. Fue todo muy lento y hermoso”.

Julia, otra amiga, me dijo hace poco: “Hace lo que vos quieras Mari, sólo tené en cuenta esto: “Son tus reglas”.

Me despedí de R** de la forma en la que a mí me gusta. Mis amigos dicen que es por mi Sol en Libra, pero yo les digo que nunca hay motivos suficientes para prescindir de la poesía. Mucho menos para prescindir de la propia firma personal.

***

“El amor que uno da al mundo, es lo que el mundo conserva de uno”.

________________

Entrada completa de la cita de David: Palabras que viajan…

Y una de mis favoritas: El Arte del “No” Encantador

Pin It on Pinterest

Share This