Las crisis traen aire. Aire nuevo que entra para renovar la atmósfera saturada que respirábamos en un cuarto sin ventanas. De repente ese rayo cae y nos quedamos llorando sobre las ruinas de lo que dejó.

Pero el  aire entra a pesar de nuestra resistencia, y detrás llega la lluvia. Nuevas posibilidades se abren paso ahora, pero es demasiado pronto para darnos cuenta.

Llueve demasiado como para mirar hacia arriba.

Si tan sólo pudiéramos recordar durante los momentos de cambio, que hay circunstancias en la vida que nos hacen las veces de rayo. Y hay personas en la vida que no vinieron para quedarse sino para catalizar un proceso que de otra forma nunca hubiera ocurrido.

A veces, las crisis juegan un rol en un contexto mayor.

***

[Extracto de mi diario personal] – 10 de diciembre de 2014. Mysore, India

Desperté esta mañana con la siguiente frase en mi cabeza: «Tratá de unir los puntos hacia adelante y de esa forma no te vas a sentir mal por lo que acontezca. Tratá de ver la imagen completa». Por la tarde ocurrió un evento que cambió el rumbo de los acontecimientos. Y el destino se cumple por sí mismo, sin mayor intervención nuestra. Veremos qué aventuras me deparan. Sólo sé que confío.

La Torre (XVI). Tarot de Marsella

Pin It on Pinterest

Share This