Que lo decisivo de tus palabras no vaya en detrimento de la poesía.

Se puede ser encantadoramente categórica y filosa como el borde de una hoja.

 

Pocas cosas se sienten tan bien como decir lo que uno siente.

Las puertas que se cierran suavemente son las más definitivas.

 

Pin It on Pinterest

Share This