Me preguntaron hace poco a qué se debía mi interés en el Tarot y qué significaba en mi vida.

La respuesta corta es que me interesa porque no lo puedo evitar. Gravito hacia las artes esotéricas como gravita la mariposa hacia la luz. Me resulta irresistible.

La respuesta larga es que tiene que ver con mi historia.

El esoterismo apareció en mi vida cuando tenía 10 años, durante un verano en la casa de mi abuela en Alta Gracia. Encontré por azar entre sus cosas un libro de quiromancia y le pedí permiso para leerlo. Mi abuela me miró un tanto sorprendida pero se recuperó enseguida. Lo leí con una avidez inusual y practiqué todo el verano con las manos de mi abuela.

Las artes esotéricas llegaron a mi vida como un llamado. Pero no fue sino hasta mi retorno de Saturno que respondí a ese llamado conscientemente, después de haberle dado la espalda durante 10 años. Sobre este período de mi vida hablaré quizás en otro momento. Lo cierto es que promediando mis 27 años, salí a buscarlo porque necesitaba respuestas. Y no fue tan difícil encontrar las respuestas como aprender a escuchar lo que no quería oír. Necesité desarrollar una buena dosis de aceptación antes de poder sacarle algún provecho. Sólo cuando mi constitución psicológica y emocional se tornaron más flexibles y ecuánimes, el Tarot, el I Ching, la Astrología y la Quiromancia se convirtieron en herramientas para estar mejor preparada, en consejeros que me ayudaron a tomar decisiones más acertadas, hasta finalmente adoptar la forma del servicio.

En Tibet, las personas se saludan empleando la expresión Tashi Delek, que tiene múltiples significados. Sería como decir “Hola”, pero significa algo del tipo “Que los efectos de las causas converjan en tu vida de manera auspiciosa” o “Que las cosas se den en el lugar correcto y en el momento justo”

Y menciono esto porque en relación a las artes intuitivas, esta es justamente mi máxima aspiración: poder comprender cabalmente cuál es la mejor actitud que uno puede tomar frente a lo que acontece, a fin de poder educir lo mejor de nuestras posibilidades en un momento dado.

Pin It on Pinterest

Share This